Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Comentarios

  1. Enhorabuena por el post! La verdad es que es muy completo e informativo. Es cierto que el valor de las piedras preciosas y semipreciosas es extremadamente heterogéneo, no es como el oro o la plata, que son metales más homogéneos y fácil de calcular su valor. Además, como bien dices, muchas veces las piedras han sido sometidas a tratamientos para disimular las imperfecciones o realzar el color. Per sé esto no es malo, sin embargo pone de manifiesto la necesidad de acudir a un joyero o proveedor de confianza que indique si sus joyas han sido tratadas, ya que esto realmente debería repercutir en un precio inferior. También es cierto como comentas, que a veces los diamantes no son tan caros y es que la escala de clasificación es bastante amplia. Asimismo, en la actualidad existen tratamientos como el de claridad realzada que permiten disimular las pequeñas fisuras. Lo bueno, es que son invisibles al ojo y el diamante parece de calidad superior, haciéndolo asequible al bolsillo de la mayoría, pero en este aspecto hay que acudir a un joyero de confianza. Un saludo!

    • Desde luego, estoy de acuerdo en que siempre es fundamental acudir a un joyero de confianza a la hora de escoger una joya! Así ha sido siempre! 🙂